2017 a la vista

Por Juan Ordóñez

2016 está por terminar, un año intenso en muchos aspectos, bueno para algunos malo para otros, dependiendo las perspectivas. El hecho es que se acaba e inevitablemente iniciará 2017, estés listo(a) o no.

Muy probablemente te encuentres familiarizado(a) con los rituales tradicionales de fin de año, ya sabes: las 12 uvas para que se cumplan nuestros deseos mes con mes, la maleta para el que quiere viajar, la ropa interior roja para atraer amor y prosperidad y así algunas más.

Hay quienes lo han comprobado, hay quienes no. La verdad es que cada año iniciamos llenos de expectativas que nos alientan y nos sentimos optimistas. Nos animamos y motivamos para hacer bien las cosas, buscamos corregir lo que consideramos hemos hecho mal y en sí, nuestra intención es mejorar.

Pero para lograrlo, necesitamos ser perseverantes en nuestros propósitos, constantes en la búsqueda de nuestros sueños. Se necesita disciplina, pero sobre todo, inspiración que nos de la fuerza suficiente para manifestar lo que queremos y así armonizar con nuestro entorno y la vida misma.

En la búsqueda de ser mejores personas, aquí te dejo unos tips de “psicomagia” que te ayudaran a hacer la conexión consciente necesaria, para lograr tus objetivos:

  1. En tu hogar entre el 25 y 31, saca, tira, deshazte de cosas que estén dañadas o que ya no sirvan (dispositivos eléctricos-electrónicos, muebles, papeles, libros, etc.)
  2. Haz lo mismo con la ropa, limpia tu closet y reordena, es decir, mueve de ubicación algunas cosas, en la medida de tus posibilidades de espacio.
  3. Limpia la casa de arriba abajo, a lo largo y a lo ancho. Puedes usar aceites esenciales para apoyarte en esta limpieza, o simplemente hierve canela y se la agregas a la cubeta con agua y líquido de limpieza de tu preferencia.
  4. Escribe en un papel lo que consideres fue negativo o no te gustó de este año, tratando de ser lo más sincero(a) posible. Recuerda que este escrito es para tu subconsciente, nadie lo va a leer. Cuando termines, quémalo en un lugar seguro y las cenizas o restos, tíralos a la basura.
  5. Agradece, esta es la acción más importante, agradece por las buenas cosas y por las malas, agradece desde el fondo de tu corazón, no sólo de palabra. El agradecimiento es el sentimiento base en la ruta hacia la prosperidad y abundancia.

El año termina, pero la vida continua, te deseo lo mejor para ti y tu familia, pero sobre todo, te agradezco por este minuto que invertiste leyendo este artículo. Gandhi dijo por ahí: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Así que repítete día a día: “El cambio soy Yo” y actúa acorde.