Deja de Esperar a estar listo(a), nunca lo estamos.

Por Juan Ordóñez

The-Right-Time¿Has tenido esa sensación de querer algo y no llevarlo a cabo porque no te sientes listo(a)? Yo sí. Así que déjame decirte que nunca, en serio, nunca estaremos listos para algo, y no es porque no seamos capaces o no tengamos el conocimiento o no estemos preparados, o no lo merezcamos, o lo que sea.

El no sentirnos listos, viene de una falsa creencia que desde niños se nos ha impuesto, es un condicionamiento, una idea falsa: “necesitas saber más, necesitas más entrenamiento, necesitas experiencia, necesitas…

Este pensamiento limitante nos ha impedido lograr grandes cosas y si no grandes, simplemente adquirir experiencias en el camino y cumplir objetivos. Pero eso sólo sucede si se toma acción.

Para que esto suceda, necesitamos la confianza en nosotros mismos, la Fe en dar el siguiente paso que seguro y siempre resultará mucho mejor, que quedarte esperando por el momento adecuado.

El mejor momento es ahora, y aquí te paso unos tips para que comiences a moverte:

  • Deja de compararte. Si para iniciar algo, o simplemente tomar acción sobre lo que sea, te lleva a pensar que otros lo han o harán mejor que tú, sólo obtendrás frustración y más duda. La única forma de estar preparado es con practica y esa practica hará al maestro y ese maestro eres tú, no el de enfrente o el de a lado. Cree en ti, tú eres la única persona que puede hacerlo.
  • Identifica las excusas. Esta es la que más trabajo me costo en su momento, pues en serio, no las veía como excusas, si no como premisas válidas para no emprender: “No tengo el dinero suficiente”, “No tengo la vocación”, “Nunca he sido buen@ para eso”, “Cuando tenga.., entonces podré..”, etc.
  • Nada, nada es seguro en esta vida, hay innumerables factores y variables en la ecuación de la vida cotidiana, así que llenarnos la cabeza con excusas como las anteriores, sólo nos impide movernos hacia delante. La clave aquí, es modificar un poquito esa mentalidad y no verlas como murallas, si no como simples piedras en el camino, pequeños obstáculos que debe uno sortear para llegar a la meta. Este simple cambio de perspectiva, bajará tus niveles de miedo y te permitirá dar pequeños pasos hacia el frente, lo que es mucho mejor que quedarte inmóvil.
  • Olvídate de las medidas. Solemos medir nuestros logros por su tamaño: graduaciones, trabajo, relaciones, etc. Pero al hacer esto, nos olvidamos que ninguno de esos logros se llevó a cabo de la noche a la mañana, todos tus grandes logros, están compuestos de la suma de logros pequeños que te fueron acercando a la meta. No te midas y/o definas por los grandes, si no más bien agradécete y siéntete orgulloso(a) de los pequeños pasos, pues aún si no conseguiste tu objetivo principal, no hay pierde, los pequeños valen oro.

No pares de moverte, el tiempo no prepara a nadie para el futuro, pues tu futuro se construye aquí y ahora, con acciones, pequeños pasos, experiencias que te mueven hacia delante, hacia donde tú quieres estar. Deja de esperar, tu momento es ahora.

Libros recomendados: Los Hábitos del Exito (Frank Mullani), Cómo Cambiar tu Vida para Bien en una Semana (Raúl Baena), El Poder está en Ti (Alexander Lemus)