Terapias ¿alternativas o complementarias?

Por Juan Ordóñez

En los últimos años las Terapias Complementarias, también mal conocidas como Alternativas, se han convertido en un aspecto muy importante de la prestación de salud en muchos países.

Son consideradas Terapias Complementarias a aquellas que no desempeñan una función principal dentro de los Sistemas de Salud Médica. Aunque cada vez son más los profesionales de la salud que están tomando a estas Terapias como una manera benéfica para la recuperación de diferentes dolencias en sus pacientes con resultados sorprendentes. Hoy en día, me da mucho gusto recibir pacientes que vienen recomendados por médicos especialistas. Esto indica que la mente del médico se ha expandido y al darse cuenta de que el padecimiento no es sólo físico, claro, tras los estudios pertinentes, los refieren conmigo para hacer equipo y encontrar juntos el resultado que el paciente necesita: recuperar su salud.

La utilización de estas Terapias en Europa, Estados Unidos y América Latina han aumentado de manera exponencial. La OMS (Organización Mundial de la Salud) y la OPS (Organización Panamericana de la Salud) han realizado estudios para calcular el porcentaje de la población que utilizan las Terapias Complementarias, obteniendo resultados tan impresionantes que muestran porcentajes tan altos como el 90%. Un desglose como ejemplo es: USA 80%, Australia 85%, Bélgica 60%, Francia 78%, Reino Unido 90%, Chile 80%, Argentina 90%, Colombia 55%, México 75%, entre algunos, como verás no menciono países como china, Japón o India en donde el 100% de la población recurre a ellas.

La búsqueda de estas Terapias representa un enfoque válido para mejorar la salud con muy buenos resultados y de forma natural, tanto en el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu. Sabemos que hace millones de años muchas de estas terapias eran utilizadas en Oriente y también, por nuestros ancestros indígenas.

Aunque todavía para muchos, por falta de información, se considera a estas Terapias como iguales, hay que dejar en claro que son diferentes una de otra. Las Terapias Complementarias se usan en conjunto con la medicina convencional y las Terapias Alternativas se usan en reemplazo de la medicina convencional.

En este aspecto tenemos que ser cautos, no es lo mismo acompañar un tratamiento médico que reemplazarlo. Las mejoras de los tratamientos médicos acompañadas con Terapia Complementaria son asombrosas, un ejemplo sería la Aromaterapia para ayudar a reducir las molestias de un paciente luego de una cirugía, y ya ni decir de cualquier terapia vibracional que ayuda a corregir el flujo de energía en el cuerpo del paciente potencializando así su recuperación.

En cambio, las Terapias Alternativas al usarlas como sustituto de un tratamiento médico, el paciente debe tener sumo cuidado, muy buena información y el asesoramiento adecuado sobre los Terapeutas que le brindarán dicha terapia.

Hoy en día existen muchas organizaciones que están llevando estudios serios y profundos sobre las terapias complementarias, obteniendo resultados extraordinarios, no sólo en respuesta a los procesos, si no en nueva información que ha cambiado paradigmas, modificando teorías obsoletas sobre cómo funciona realmente el cuerpo humano en su totalidad.

Recuerda que para recurrir a dichas Terapias, no necesariamente tenemos que padecer alguna enfermedad, también el uso de las mismas de forma cotidiana y haciéndolas un hábito, nos ayudan a mantener una vida más saludable e integral (tanto física, mental, emocional y energética/espiritual), para poder alcanzar ese estado de bienestar que tanto ansiamos. Yo siempre le digo a mis pacientes cuando tienen su primera cita: “no vienes porque estas mal, sino porque quieres estar mejor, y a eso, debemos aspirar todos, cada día de nuestra vida”.

Hoy en día la ciencia ha dado prueba de la eficacia de muchas de estas terapias y su uso es muy común, cabe mencionar que “gracias” a pseudo practicantes el uso de estas terapias se ha estigmatizado, las terapias complementarias y/o alternativas no van en contra, ni en apoyo a ninguna religión, culto o credo, son auxiliares en el desarrollo de tu ser, y por lo tanto corresponde al interesado tener la información completa sobre sus opciones. Recuerda, la clave es hacernos responsables, pues en un proceso de transformación de malestar a bienestar, la herramienta principal es nuestra disposición a cambiar.

Como siempre, tu decides, infórmate bien, haz todas las preguntas que necesites para esclarecer tus dudas y, sobre todo, escucha tu corazón antes de tomar una decisión. Dios es perfecto (el Dios en el que tú creas) y no “inventó” médicos y terapeutas para trabajar separados, o ¿tú qué piensas?

Da click aquí, para mayores informes